En la actualidad, existe una creciente preocupación social por la salud y el bienestar. El
incremento de la obesidad, su relación con las enfermedades crónicas y los efectos de una
alimentación desequilibrada consecuencia de la vida moderna adquieren mayor relevancia cada
día.
Hoy los consumidores quieren soluciones adaptadas a sus necesidades específicas. Buscan
soluciones más individuales, más personales. Una tendencia que, en el mundo de la salud es, sin
duda, más acentuada. Una dieta sana y equilibrada debe tener en cuenta un balance adecuado
de macronutrientes y micronutrientes, dependiendo de las necesidades actuales de cada persona
(hábitos de salud, fisiopatología, etc.).

 


El Coaching nutricional, definido por Nutritional Coaching®, es un proceso a través del cuál
el paciente identifica y vence sus obstáculos, crea el entorno adecuado y adopta la actitud y la
determinación necesaria para conseguir el cambio en su alimentación, logrando a su vez mejorar
otros aspectos de su persona y de su estilo de vida.
Con el Coaching nutricional se trabaja más allá del plan alimentario. Se trabaja en la definición
del objetivoque se desea alcanzar, la motivaciónpor este objetivo, los
posibles obstáculos y barreras que pueden aparecer durante el tratamiento,
las emociones relacionadas con los alimentos, el entorno de la persona, la práctica de actividad
física, etc. No se centra únicamente en los alimentos sino que se tratan diversos temas que por
algún motivo interfieren en la alimentación de la persona que está queriendo llevar a cabo un
cambio en su alimentación.
Lo que se pretende es que la persona sea protagonista de su plan, tome conciencia de lo que
quiere y qué es lo que necesita para lograrlo. El Coaching nutricional enfoca al paciente hacia
las soluciones, manteniendo la motivación y buscando recursos en él mismo que tal vez
desconocía que poseía.



El Método PronoKal® es un programa personalizado de pérdida de peso bajo control
médico basado en una Dieta Proteinada. El objetivo no es sólo la pérdida de peso, sino el
mantenimiento de los resultados obtenidos a largo plazo. Para conseguir este mantenimiento se
apuesta por un cambio de hábitos, el apoyo constante de nuestro equipo multidisciplinar y el
seguimiento del paciente, incluso una vez alcanzado su objetivo de pérdida de peso. A lo largo
del tratamiento, el paciente experimenta cambios fisiológicos, como el incremento de su
metabolismo basal, que le permitirá ser más eficaz al quemar calorías, así como modificaciones
de los niveles de insulina y otras hormonas relacionadas con el control del peso.
Se trata de cambios internos, cuya estabilización se da a lo largo de la segunda etapa, y que al
combinarse con un nuevo estilo de vida más saludable, permitirán al paciente mantener los
resultados logrados.