Una limpieza de cutis es vital para cuidar la salud de la piel 
y procurar su bienestar y juventud. Su realización se basa en
la remoción de las impurezas de la piel y células muertas para devolverle energía y salud al rostro.

Los principales factores de contaminación que afectan nuestra piel están relacionados con el sol, el clima, el viento, la contaminación, el cigarrillo, la alimentación y el maquillaje. Todos estos factores son inevitables y los debemos enfrentar diariamente, por lo que es muy importante hacerse una limpieza de cutis profunda periódicamente.

Dentro de los beneficios que ofrece la limpieza de cutis podemos destacar los siguientes:

-Retarda el envejecimiento de la piel
-Elimina y remueve las impurezas y células muertas
-Ayuda a remover los puntos negros
-Estimula la absorción de productos cosméticos
-Aumenta la hidratación

Uno de los tratamientos más novedosos en el área facial son las mascaras o mascarillas de oro que logran reducir las arrugas atenuando las líneas finas de la piel, otorgan un tono uniforme al rostro y dan mucha luminosidad. Es un tratamiento ideal para quienes presentan signos de cansancio en su rostro, sobre todo después de los 40.

Entre sus componentes esta máscara contiene oro, zinc, cobre, magnesio, miel y leche de cabra. Gracias a dichos componentes se trata de una máscara antioxidante, antiage, antiinflamatoria, energizante y además es antialérgica.

La máscara de oro se aplica en el consultorio luego de una limpieza de cutis profunda, mediante un masaje facial. Es ideal para realizarla cada 7 o 15 días y con un mínimo de 4 sesiones para ver los resultados.

Luego de la aplicación de una máscara de oro, se podrá notar el rostro más tonificado y humectado, otorgándole vida a la piel, con lo cual se observa una restauración absoluta.

Por lo general se recomienda, luego de aplicarse una mascarilla de oro, no exponerse al sol y no solamente esto sino utilizar una pantalla solar factor 30 como mínimo para optimizar al máximo sus resultados.

Las máscaras de oro son muy beneficiosas ya que:

-Logran un efecto antiage, atenuando las ojeras
-Proporcionan firmeza a la piel
-Mejoran y disimulan las arrugas
-Reducen las líneas de expresión
-Logran darle mayor luminosidad al rostro
-Nutren y revitalizan la piel
-Refuerzan la barrera protectora de la piel
-Estimulan la microcirculación sanguínea y celular

Por todo lo dicho, las mascaras de oro son una muy buena opción a la hora de los tratamientos faciales de belleza.

 

El peeling es un procedimiento dermatológico que elimina capas externas de la piel para mejorar la apariencia y textura de la misma. Básicamente, es una forma de exfoliación que usa sustancias o diferentes tecnologías para renovar las capas de la piel. La intensidad del peeling (superficial, medio o profundo) se determina por el tipo de piel o problema a corregir en cada caso.

La intensidad del peeling (superficial, medio o profundo) se determina por el tipo de piel o problema a corregir en cada caso.

También es fundamental considerar los resultados y la duración que se busca con el tratamiento. Lo importante es que todos estos tratamientos deben ser indicados y realizados en consultorio por una Cosmetologa Medica o Médico especialista segun la intensidad del peeling que se aplique.

¿Hay distintos tipos de peelings?

Sí, y dependen de la intensidad y profundidad que determina la sustancia elegida para realizar el peeling químico: éste puede ser superficial, medio o profundo. De acuerdo con el grosor de la piel se complementa el peeling químico con el peeling mecánico suave, más conocido como microdermoabrasión con punta de diamante .

Peeling químico

Se indica para lograr cambios en la textura de la piel, tratar manchas, arrugas finas, poros dilatados, cicatrices y acné. Existen diferentes tipos de ácidos para realizarlos y la acción de cada uno de ellos varía dependiendo del PH y la concentración a la cual se encuentra.

Ácido Glicólico. Se extrae de la caña de azúcar. Es una molécula de pequeño tamaño que consigue buena penetación en la piel. Puede irritar. Se indica en manchas, envejecimiento y acné no inflamatorio.

Ácido Salicílico. Se extrae de las hojas del sauce. Penetra con facilidad en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico. Por eso, es muy útil para desinflamar lesiones de acné. Ha demostrado beneficios para tratar manchas.

Ácido Mandélico. Se extrae de las almendras y tiene la ventaja de no producir tanta irritación como el ácido glicólico. Es útil para tratar manchas y acné en pieles más sensibles. Puede emplearse en pacientes con piel oscura.

Ácido Retinoico. Estimula la formación de colágeno y reduce la dilatación de los poros. Es útil para tratar el envejecimiento de la piel y el acné no inflamatorio.

Ácido Tricloroacético. produce coagulación proteica y síntesis de nuevo colágeno. Se indica para tratar cicatrices más profundas y pieles muy fotoenvejecidas. Debe realizarse siempre en pieles claras.
Peeling mecánico.
La microdermoabrasión consiste en la remoción mecánica y controlada de los estratos más superficiales de la piel, produciendo una exfoliación muy suave. Como consecuencia de esta exfoliación, se produce la consiguiente regeneración celular e incremento en la producción de colágeno. Clínicamente, con este procedimiento se observa un incremento en la elasticidad y el tono de la piel. Además, es muy útil a la hora de eliminar manchas producidas por la exposición solar y las líneas de expresión se atenúan.

Los peelings se pueden realizar tanto en el rostro como en el cuerpo, el escote y la espalda.

 

La radiofrecuencia facial consiste en un método avanzado para reducir las arrugas sin necesidad de recurrir a tratamientos que requieren intervención quirúrgica. Hay mucho que contar sobre la técnica, ya que hay quienes se preguntan si realmente funciona, cuáles son sus beneficios y si presenta contraindicaciones importantes o efectos secundarios.

El principal objetivo de este tratamiento consiste lograr un rejuvenecimiento facial, combatir la flacidez del cutis, incentivar la producción de colágeno por parte de las células y causar el mínimo daño posible. La razón del funcionamiento de la radiofrecuencia se basa en que el colágeno que hay en nuestra piel se va deteriorando cada vez más, dando lugar a las líneas de expresión.

¿Cómo funciona? El principal fundamento es que calienta la piel mediante la propia radiofrecuencia (un tipo de energía), llegando hasta capas profundas de la dermis. El resultado es que tanto la elastina como el colágeno se contraen, ofreciendo los resultados esperados en poco tiempo.

Otro de los beneficios de este tratamiento es que se puede realizar sobre el cuerpo con el mismo fin. También es capaz de estimular la regeneración de fibras en zonas corporales envejecidas. Por tanto, como conclusión de sus beneficios:

-Estimula la producción de elastina, ácido hialurónico, colágeno
-Sirve para la cara y el cuerpo
-Rejuvenece el rostro reduciendo las arrugas
-Reduce la flacidez de la piel